Chenopodium album

Valencià: BLET BORD Castellano: Cenizo

Chenopodium album

 

Le dije a la nueva aprendiz que teníamos cuartos de cordero para cenar. “Yo no los probaré, respondió, soy vegetariana”. Rectifiqué con una sonrisa. “Algunas personas lo llaman gallina gorda”. Yo no como pollo tampoco”, respondió frunciendo el ceño. También lo llaman pies de ganso”, añadí, conteniendo una sonrisa.

De cualquier forma que lo llames, el Chenopodium album y sus hermanas comestibles- hay docenas de especies útiles- es una hierba polifacética que ofrece increíbles cantidades de alimento para los que la cosechan en lugar de maldecirla. Es una de las plantas más expendidas del mundo, que tolera los terrenos pobres, las altas altitudes, la escasez de lluvia. No le perjudica el calentamiento global. En lugares donde hay mayor cantidad de dióxido de carbono, crece casi el doble de su tamaño. Y eso es una buena noticia para los que sabemos de sus valiosas propiedades.

Las hojas jóvenes y tiernas del cenizo son sabrosas en las ensaladas. Las hojas adultas, si se las desprende de sus tallos y se cuecen en una pequeña cantidad de agua por treinta o más minutos, son una verdura rica y beneficiosa para los huesos. Si se lo deja madurar, la planta del cenizo produce abundantes semillas ricas en proteínas que son fáciles de cosechar y usar. Las raíces se usan como medicina.

La familia del pie de ganso (cheno es ganso, pod es pie) incluye el cenizo, la quinoa, la espinaca, la remolacha roja, la remolacha azucarera, y la acelga. Se han encontrado despensas de semillas de Chenopodiumen en muchas ruinas neolíticas europeas. Las usaban en la comida ritual del Hombre Tollund en Dinamarca hace 2000 años.

Las hojas del cenizo enriquecen a las plantas a la vez que a las personas. Los granjeros biodinámicos las secan y combinan con cantidades iguales de diente de león, ortiga, perejil, salvia y camomila y hacen un fertilizante para el jardín del otoño.

Sus raíces frescas trituradas son un suave sustituto del jabón.

Propiedades terapéuticas: Laxante, Nutritivo, Diurético

El cenizo es una planta que se ha usado desde hace muchísimos años, lamentablemente la mayor parte de la información al respecto se ha ido perdiendo con los años. Antiguamente era muy consumida, especialmente en época de guerra.

Algunas de las sustancias que están presentes en su composición química son el ascaridol, la leucina y la betaína. Si bien posee un alto valor nutritivo, su sabor un tanto desagradable fue llevando a discontinuar su uso como hierba comestible y a cambiarla por otras más sabrosas.

La composición de las hojas es baja en carbohidratos y rica en fibra, además de contener cantidades importantes de Vitamina A y C, además de minerales como el Manganeso. Las semillas por su parte son ricas en vitamina A.

Una ración de media taza (110gramos) contiene más de 300 mg de calcio. (La acelga , 88mg, la espinaca, 93). Y 11.600 IU de actividad de vitamina A (la acelga tiene 6500, la espinaca, 8100). Las hojas de cenizo son también una fuente excelente de vitamina B, especialmente riboflavina y ácido fólico. Y tienen más de un cuatro por ciento de proteína.

El cenizo es una planta medicinal con excelentes propiedades como laxante moderado.

En algunas páginas consultadas se habla que el cenizo tiene propiedades:
antiespasmódica, antihelmíntica, antirreumática, odontálgica, hepática y ligeramente sedante. Aunque si bien es cierto, su mayor uso siempre ha sido el nutritivo , laxante y diurético.

Modo de uso

Para disfrutar de los beneficios de esta planta medicinal es importante practicar un uso consistente y continuo, dado que los efectos medicinales son un tanto leves.

  • Verdura. Se emplean las hojas de la planta cual si fuera una verdura en estado crudo pudiéndose añadir a distintos platillos o ensaladas. Aquellos que deseen mejorar su sabor, en cambio, pueden intentar una decocción de cenizo.

  • Cocción. Se hierve 1 L de agua y se añade un puñado de hojas, se deja hervir a fuego bajo y se cuela. Se le puede añadir miel para hacer su sabor más agradable. Esta preparación se recomienda para después de cada comida ya que ayuda a mejorar la digestión. (1 taza por vez y hasta 3 tazas diarias).

  • Sal de hierbas.: Las hojas del cenizo son tan ricas en minerales que se pueden usar como sustituto de la sal. Pero las hierbas aromáticas le avivan el sabor. Las algas no solo hacen a esta sal salada, sino que aumentan sus propiedades nutritivas.

1 parte de hojas de cenizo secas

1 parte de tomillo o romero secos

1 parte de de hojas eneldo o apio secas

2 partes de algas secas (la mejor es la Nereocystis kelp)

Tuesta las algas suavemente en una sartén de hierro hast aque estén crujientes. Tritura cada hierba en un molinillo de café mientras se enfrían las algas. Tritura las algas y combínalas con hierbas trituradas. Guárdalo en un salero

Precauciones:

Las semillas de cenizo son totalmente inofensivas, pero hemos de ser cautelosos al comer sus hojas. Todas las plantas comestibles de la familia –incluidas las espinacas y la acelga- acumulan ácido oxálico en las hojas. Y este ácido puede interferir con la absorción de calcio, como el de la leche o el yogur, en la misma comida. Las raíces del cenizo buscan y acumulan nitrógeno (proteína).

Verdes bendiciones nos rodean por todas partes. Y la mejor revancha del jardinero es comerse las malas hierbas, especialmente el cenizo.

FUENTES:

http://herbarivirtual.uib.es/cas-uv/index.html

http://www.hierbasyplantasmedicinales.com

http://www.hierbamedicinal.es/

http://www.rednaturaleza.com/plantas/cenizo-chenopodium-album

http://www.susunweed.com/spanish/Article_Spanish-Lambs-quarter.htm

http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/5-hierbas-malas-saludables-que-puede-comer.aspx

Share